Paisaje Balear: Al vacío

En los últimos años aparece una creciente preocupación climática por parte de la sociedad, en la que a toda prisa se intentan contrarrestar décadas de sobrexplotación de los recursos naturales. El consumo incesable es un peligro del que hoy empezamos a ser conscientes y por ello buscamos nuevas vías. Soluciones, en ocasiones enfocadas a lavar una imagen y calmar la preocupación del consumidor. En definitiva, formas incongruentes donde el embalaje protector es directamente el causante del daño sobre el territorio.

Al vacío es un proyecto que propone la creación de un catálogo de paisajes envasados, este proceso los '' protege y conserva'' de la huella humana. Este proceso se desarrolla en el marco geográfico de las Islas Baleares, el archipiélago considerado paraíso mundial que se ha valido de esta fama para crecer de manera incontrolada. Desde la aparición del turismo nuestras islas se han visto afectadas de manera vertiginosa. La explotación y especulación del territorio inclusive de espacios naturales, el uso desmedido de las reservas de agua, degeneran el paisaje en pro del progreso.

Los isleños hace tiempo dejaron de reconocerse en lo rural e idílico, ya que ha desaparecido prácticamente en su totalidad. Desde los 50 y con su punto álgido en los 80, el deterioro tiene difícil regresión, la islas se están agotando y los pequeños oasis de

originalidad con su naturaleza intacta ahora hay que preservarlos de nuestro consumismo.

De ahí la creación de este catálogo metafóricamente absurdo, que protege de nuestros actos algunos de los paisajes que aun sobreviven.

Colecciono y me apropio del paraíso, mediante el uso del plástico como símbolo y bandera de un capitalismo que arrasa a su

paso hasta el lugar más recóndito.