Espacios limítrofes

               2013 - en proceso

En este proyecto propongo un enfrentamiento con los finales del camino, viajes que son recorridos inconscientemente a lo largo de los cuales adquirimos conocimiento y nos formamos individualmente. Hablo de la dualidad, de las dificultades de la linea física que dibujamos en el territorio mientras lo recorremos, y por otra parte, el caminar de nuestra personalidad, la evolución psicológica y pedagógica que el avanzar conlleva.

Una vez finalizado el camino, siempre de manera involuntaria puesto que el mar nos impide continuar hacia delante, solo nos queda pararnos y reflexionar. Llegados a ese punto, la visión y personalidad de cada individuo creara su propia idea de paisaje, que se convierte en una especie de templo donde peregrinamos.

En una isla el mar nos limita y nos encierra. Esto lo convierte, en cierta manera, en una metáfora de la linea de la vida, en un momento en el cual se acaba todo. Finaliza el territorio sobre el que seguir caminando, por ello, el punto de contacto de orilla y mar abre mil interrogantes que nos hacen reflexionar sobre el porvenir y recapacitar sobre lo andado.